Una cadena es realmente una serie de eslabones enlazados entre sí, que sirven para adornar. Los maestros artesanos a la hora de diseñarlo tienen que tener en cuenta la proporción, el peso y el largo.
Suelen ser sencillas, no pesadas, o voluminosas.